jueves, 29 de septiembre de 2016

Albert Einstein insiste: si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo. Muchos son quienes pretenden mejorar sin cambiar nada.

 

Una de las incoherencias que tiene la acción humana es esperar de forma ingenua que nuestros actos, siendo iguales, tendrán diferentes resultados en un futuro. Es evidente que los mismos actos suelen generar los mismos resultados, por ello, cuando nuestro rendimiento no es el esperado, debemos reflexionar sobre si nuestras acciones son las correctas.

Nuestras acciones deben estar subordinadas a los objetivos, su razón de ser es el logro de una meta superior. No debemos pensar que hay acciones buenas o malas en sí, sino que hay acciones adecuadas para lograr nuestros fines y acciones no adecuadas para ello. Si una acción no nos ayuda a lograr nuestra meta, cambiémosla.


Alejandro Betancourt



jueves, 22 de septiembre de 2016

Graham Bell: "el camino trazado sólo conduce a donde otros fueron. Para lograr algo diferente, no existe camino trazado"

 

De cara a conseguir el éxito, la innovación o la excelencia, es común que tendamos a seguir los pasos de quienes ya lo han logrado. La desventaja de esta estrategia es que nos auto-limita y probablemente cometeríamos los mismos errores que aquellos a quienes pretendemos superar. Los que lograron el éxito, fueron quienes innovaron en su día y que, casi con toda seguridad, tuvieron un mejor rendimiento que el que nosotros seríamos capaces de desarrollar en ese ámbito si nos limitamos únicamente a imitarles.

Para lograr innovar con éxito, hay que tener en cuenta que no debemos seguir los pasos de otros, sino que tendremos que marcar nuestro propio camino, De esa manera conseguiremos no solo alcanzar las metas de otros, sino que también llegaremos donde no ha llegado nadie antes.


Alejandro Betancourt

jueves, 15 de septiembre de 2016

Joseph Cossman decía que los obstáculos se atisban cuando la meta se pierde de vista. Cuando se quiere algo, no hay obstáculo posible.



Cuando se persigue una meta, determinadas dificultades que encontremos a lo largo del camino pueden hacernos perder de vista el objetivo final, de modo que otorgaremos más relevancia a estos obstáculos que a la propia meta. No debemos olvidar nunca que estos obstáculos no son la meta que perseguimos, sino que superarlos es un paso más hacia nuestro objetivo.

Si en determinadas circunstancias, otorgamos mayor relevancia a los obstáculos que a la meta en sí, significará casi con toda seguridad, que hemos perdido de vista esta última.

Según Cossman, si nuestra meta es el único fin, los obstáculos los iremos sobrepasando para conseguir llegar a la meta casi sin llegar a prestarles atención.


Alejandro Betancourt


sábado, 10 de septiembre de 2016

Tu mayor competidor es lo que quieres ser, pensaba Jim Taylor. Para evaluar si lo haces bien, sencillamente, ten cuenta el mañana.







Según Jim Taylor, tu futuro yo debería ser a quién tú quieres superar en el futuro, por lo tanto, tu mayor competidor, tu guía o referencia para saber si lo estás haciendo bien, deberías ser tú mismo, o tu propio yo del día de mañana.

Este planteamiento mantiene en constante evolución la idea de mejora autopersonal en una forma infinita, ya que promueve un cambio constante basado en la autocrítica constructiva, de la cual podemos aprender y mejorar futuras actuaciones, modos de operar o conductas.


jueves, 1 de septiembre de 2016

“Si alguien te ofrece una oportunidad increíble pero no estás seguro de que puedes hacerlo, di que sí – luego aprende cómo hacerlo” (Richard Branson)


Alejandro Betancourt: Claves del éxito - “Si alguien te ofrece una oportunidad increíble pero no estás seguro de que puedes hacerlo, di que sí – luego aprende cómo hacerlo” (Richard Bronson)
 
Las oportunidades no se deben dejar escapar. Nuca se sabe cuándo volverán.

Una buena oportunidad debe de afrontarse, independientemente de los recursos y capacidades de los que dispongamos. Muchas veces, disponemos de los medios pero no de las oportunidades.

Los recursos podemos adquirirlos con trabajo y dedicación, las oportunidades no siempre. Por ello, como las oportunidades se dan en pocas ocasiones, es fundamental cogerlas, jamás rechazarlas. Y si no se cuenta con los medios para afrontarla, deberemos esforzarnos por tenerlos, en todo caso, en este último factor podremos intervenir, en el primero, seguramente, no.